+(5411) 4785-3936

Marca Empleadora: qué esperan los postulantes de las empresas

Parte de los cambios actuales en el mundo del trabajo es que ha producido una suerte de “inversión” tras la cual no son solo las empresas quienes buscan y eligen sus colaboradores sino que son los colaboradores quienes eligen las particularidades de las empresas en las que quieren trabajar.

El postulante pasó de ser un ente pasivo sujeto a la exploración de un potencial empleador a ser un sujeto activo que evalúa la oferta y las condiciones de trabajo que se le plantean durante el proceso de selección.

Se ha hecho frecuente escuchar de encuestas acerca de las “10 mejores empresas para trabajar”. También han surgido una suerte de “certificación” o “premiación” para aquellas empresas a las que se considera un buen lugar de trabajo, que es utilizado por las organizaciones que son bien valoradas frecuentemente como herramienta de marketing a fin de atraer candidatos.

Uno de los valores más buscados por las nuevas generaciones que se van sumando al mercado laboral, además de que el trabajo responda a sus intereses y motivaciones, la flexibilidad o los desafíos que le proponen, es que las empresas sean respetuosas del medioambiente y que cuenten con “conciencia social”. Es decir, quieren formar parte de organizaciones con las cuales compartan valores.

Es por esto que las empresas cada vez más se preocupan, o deberían, por brindar un trato justo a sus colaboradores y preocuparse por el entorno, tanto en lo que hace al medioambiente como a la sociedad en general.

Dentro de este marco, ser lo que se ha dado en llamar “una empresa B”, pondera bien para un postulante al momento de evaluar un lugar de trabajo.

Destaquemos que son llamadas empresas B a “aquellas que conjuntan en sus objetivos el negocio, con el respeto a la naturaleza, los beneficios sociales y la acción social. Se trata de compañías que consideran en sus decisiones a los consumidores, a los trabajadores, a la comunidad, a los inversores y al ambiente. Así, su eje es combinar el negocio con aportes sociales y el cuidado del hábitat en el ámbito en el que se desarrollan”

Realizar acciones de Responsabilidad Social Empresaria, desde este nuevo paradigma, es un aspecto valorado. Nos encontramos con que las empresas están entendiendo este nuevo escenario, y pasan de tener a alguien que se ocupe de hacer ocasionales acciones de RSE a conformar un área de trabajo dedicado a este tipo de intervenciones.

El concepto de marca empleadora ha crecido en popularidad en los últimos años. Las empresas cuidan la relación con sus colaboradores y evalúan a los proveedores que se vinculan con ellos, también en función de cómo se relacionan con sus colaboradores o potenciales colaboradores. Así las consultoras de RRHH con las que por ejemplo tercerizan ciertos trabajo (supongamos la selección de sus empleados), los representan ante el mercado y por ello son evaluadas y auditadas.

Como consultora especializada en evaluaciones psicotécnicas y en este contexto, entendemos que al momento de que un cliente nos solicita un psicotécnico está confiando que nosotros como consultora estaremos colaborando en la construcción de su “Marca Empleadora”.

Teniendo esto en cuenta conformamos las evaluaciones con una idea directriz: que los postulantes que las atraviesen puedan salir de ellas habiéndolas vivenciado como una experiencia de enriquecimiento personal, más que como una instancia de presión por la que tuvieron que atravesar inevitablemente como consecuencia de su búsqueda de trabajo.

Es así que durante las evaluaciones invitamos a los candidatos a la introspección, a la reflexión, de sus principales fortalezas, debilidades, de sus intereses, etc.

Del mismo modo, cuando los clientes nos plantean la posibilidad de dar los resultados de la evaluación a los postulantes (las llamadas devoluciones), apuntamos a trabajar cuestiones que hacen a su empleabilidad en el mercado actual y a la clarificación de las áreas sobre las que aún deben trabajar y las alternativas de cómo hacerlo.

Creemos que todo este movimiento del mercado finalmente nos lleva a mejorar nuestras prácticas, considerando en ello tanto el cuidado de la Marca Empleadora de nuestros clientes, como la nuestra como consultora de RRHH.

 

 

 

 

Comparta este artículo

Le puede interesar