+(5411) 4785-3936

¿Por qué realizar una evaluación psicotécnica?

La evaluación psicotécnica es una de las etapas de un proceso mucho más amplio, en el que debe intervenir un profesional psicólogo con amplia experiencia en el uso de técnicas de evaluación.

Según Anastasi (1976) un test psicológico es una medida objetiva y tipificada de una muestra de conducta, cuya función básica es medir diferencias entre individuos o entre las reacciones del mismo individuo en distintas situaciones.

Pueden ser clasificados como psicométricos o proyectivos, los primeros miden capacidades y habilidades, en cambio los segundos están diseñados para explorar aspectos psicodinámicos de personalidad.

La utilización de estas técnicas cuenta con la ventaja de complementar y enriquecer a la entrevista, especialmente porque mucho de lo que acontece en ella depende de la particular relación que se establece entre el entrevistado y el entrevistador, de su personalidad, bagaje de conocimientos y teorías a las que adhiere, todo lo cual de alguna manera va a moldear sus percepciones.

La percepción es un “Proceso por el cual se reúne e interpreta la información. Sirve como enlace mediador entre el individuo y su ambiente” (Vander Zanden (1986:51). Así, las personas no responden de manera directa a los estímulos del mundo externo, sino que construyen significados a partir de sus expectativas, estereotipos, metas y deseos. El conocimiento previo que poseemos, actúa como hipótesis seleccionando los aspectos a los cuales dirigiremos nuestra atención, y son “estas preconcepciones las que convierten a los seres humanos en ciegos de lo que no quieren ver y testigos extraordinarios de todo lo que apoye sus expectativas” (Rodríguez Pérez & Betancor Rodríguez, 2007:130).

Pero, ¿Cómo evitar que nuestros prejuicios influyan en la forma que evaluamos una persona? La respuesta parece clara: Utilizando métodos que hayan sido probados y estandarizados.

Pero también es necesaria la figura de un experto que pueda interpretar esos resultados, dándoles coherencia y manteniendo en todo momento un juicio independiente, sentado sobre la base de sus conocimientos teóricos y de lo que las pruebas administradas le dicen respecto del sujeto evaluado. Sólo de esta manera podemos estar seguros que las primeras impresiones que se tengan sobre una persona no van a interferir en el conocimiento al que podemos acceder respecto de su personalidad, habilidades, recursos y potencial.

Comparta este artículo

Le puede interesar