+(5411) 4785-3936

Sobre porque hacer un psicotécnico se parece a un trabajo de ingeniería

Los psicólogos somos también ingenieros cuando sabemos utilizar con “ingenio” nuestras herramientas.

De las muchas definiciones de ingeniería, tomamos esta “…es el conjunto de conocimientos científicos y tecnológicos para la innovación, invención, desarrollo y mejora de técnicas y herramientas para satisfacer las necesidades de las empresas y la sociedad…”

Así, el ingenio es la capacidad que tiene una persona para imaginar o inventar cosas, combinando con inteligencia y habilidad los conocimientos que posee y los medios de que dispone.

Digamos que el concepto parece estar asociado a la intuición, la creatividad, la “maña” y el talento.

En Psicotecnicos-Net, consideramos que “hacemos ingeniería” cada vez que un cliente nos plantea una situación problemática de evaluar e ideamos una metodología adecuada para hacerlo.

Para ello necesitamos contar con suficiente flexibilidad y dominio de distintas herramientas de evaluación. Luego, se trata de “ingeniar” cuál será la metodología adecuada de utilizarlas.

Fue así como pudimos adaptarnos a un mercado altamente competitivo como el de informática y a otro como el que conforman los médicos que hacen “guardias” (que trabajan con horarios sumamente complejos). Ofreciendo una metodología de evaluación online, encontramos que el proceso avanzaba sin los obstáculos que habitualmente lo obstaculizaban, fundamentalmente alrededor de la escasa disponibilidad de los postulantes.

Con la llamada generación “Millennias” encontramos nuevas posibilidades al poder ofrecerles la alternativa de evaluaciones presenciales en horarios y lugares variados o bien la posibilidad de ser evaluados a distancia, también con una metodología online, de modo que puedan realizar la evalación en cualquier día, horario y lugar.

También pudimos cruzar límites geográficos, accediendo a postulantes del interior y del exterior. Nos resultó posible la evaluación de expatriados que no eran evaluados más que telefónicamente o por Skype, con todos los riesgos que ello implicaba.

Pero no se trató exclusivamente de las enormes posibilidades que nos abrió haber desarrollado una metodología online. Se trató también de nuestro “Ingenio”, puesto al servicio de la evaluación psicológica.

Fue así, que participamos en proyectos de Responsabilidad Social Empresarial que buscaban incluir en el mercado postulantes con distintas “disfunciones”, motoras, auditivas, neurológicas, entre otras. En uno y otro caso logramos adaptar nuestra forma de abordar al postulante, y adentrarnos en sus recursos presentes y potenciales.

Sin duda, habrá nuevos desafíos y estos desafíos nos encontrarán con nuestro ingenio a disposición de resolverlos.

 

 

Comparta este artículo

Le puede interesar