+(5411) 4785-3936

Mindfulness en las organizaciones

Un postulante con buen manejo de sus emociones, suele ser capaz de tolerar las presiones, el stress, la incertidumbre. Seguramente se tratará de una persona saludable en el plano psíquico y con repercusiones positivas de ello en el plano de lo físico.

Las dinámicas de las organizaciones empresariales suelen atentar contra la buena salud psico-fisica de sus colaboradores. Jornadas extensas, exigencias desmedidas, situaciones de stress frecuentes, llevan a que fácilmente el equilibrio psico-fisico se altere. Muestra de ello son síntomas como el insomnio, alteraciones gastrointestinales, el exceso de peso, ataques de pánico, entre otras.

Sin duda estos síntomas restan productividad y operan como un bumerang para las empresas. Colaboradores a punto de hacer un burnout (cabeza quemada), trabajan sin duda menos productivamente.

Frente a esto algunas empresas se han esforzado y preocupado por generar buenos climas laborales y por ofrecer a sus colaboradores buenas condiciones de trabajo. Surgen así las mesas de ping pong, espacios más informales, las canastas con frutas, el home office, horarios Flex…..

Últimamente se ha desarrollado la práctica de mindfulness como posibilidad de que los colaboradores estén “más tranquilos”, concentrados en el presente, y en mejores condiciones de responder a las exigencias corporativas.

La meditación y la respiración, antes reservadas a una actividad o hobbie extra laboral, se encuentra incorporándose en las organizaciones de la mano de universidades, que la presentan como un estudio de posgrado.

Se plantea que favorecen el ejercicio adecuado del liderazgo y también favorecer el manejarse más eficientemente ante el stress de las organizaciones.

En Psicotecnicos Net, la experiencia de todos los días nos permite visualizar que algunas personas son capaces de encontrar distintos recursos para trabajar sin enfermar en el intento. Sin embargo, también vemos quienes tienen más dificultades para encontrar su forma de preservase de entornos cargados de presiones.

Por nuestra parte cuestionamos el lugar que estas prácticas actuales están tomando, poniendo el foco en la búsqueda de la adaptación del colaborador a climas y exigencias que son desorganizantes emocionalmente en sí mismas.

Si bien la difícil realidad del mundo del trabajo actual y los altos índices de desocupación, atentan contra la capacidad de la mayoría de las personas de elegir. En la medida de lo posible, creemos que resulta importante preservar nuestra capacidad de pensar y de decidir, si las condiciones de trabajo en las que estamos son adecuadas para nuestro equilibrio emocional o están operando en detrimento del mismo.

No consideramos en los sobre esfuerzos de adaptación, creemos en las buenas prácticas de RRHH.

Comparta este artículo

Le puede interesar