+(5411) 4785-3936

La importancia de evaluar Impulsividad.

La impulsividad es un concepto complejo.

Su definición varía de acuerdo a diferentes autores, e incluye conceptos tales como:

  • fallas en la evaluación de una situación riesgosa o peligrosa
  • actuar sin pensar
  • incapacidad para planear actividades
  • tendencia a responder rápidamente.

Es decir que este concepto cubre un amplio rango de acciones que generalmente no son planeadas, son prematuramente expresadas, riesgosas, o inapropiadas a la situación.

El acto impulsivo supone no tener una reflexión previa, ni evaluar las consecuencias que puede suponer la acción.

El dominio de los impulsos impacta en una gran cantidad de conductas.  Para mencionar algunas conductas significativas, señalemos que impactan en como las personas se relacionan, como analizan, como abordan las tareas, como toleran las presiones y frustraciones, como se comunican, en cómo se da el funcionamiento de la atención, la memoria y la concentración, en la capacidad de planeamiento….

Es por ello que cada vez que debamos pensar la adecuación de una persona a determinado puesto vamos a tener que detenernos a evaluar cómo es su relación con sus impulsos.

Los distintos puestos de trabajo van a requerir un dominio más o menos logrado sobre los impulsos. Esto no tiene que ver necesariamente con la jerarquía del puesto.

Un chofer va a requerir un cierto dominio de su impulsividad, alguien que trabaje en altura también. Del mismo modo, quien tome decisiones estratégicas dentro de una organización va a necesitar poder analizar y planear. Pero también, quien ocupe un puesto de venta o lidere un grupo de trabajo va a requerir contar con la posibilidad de adecuar su estilo a las particularidades de sus distintos interlocutores.

Contar con ese espacio o instante de reflexión, para ajustarse el arnés en las alturas, para ser un superior directivo con el colaborador que lo requiera, para detener el camión ante un imprevisto, para organizar el trabajo, etc.… muchas veces es lo que hace a un postulante recomendable para un puesto o no.

Como vemos, entender cómo se maneja el postulante con sus impulsos es un concepto sumamente complejo, pero su análisis es transversal a todos los puestos de trabajo.

Es claro que quien tenga un grado alto de proclividad a la impulsividad estará en difíciles condiciones para emplearse.

En Psicotécnicos Net, dedicamos un apartado dentro de nuestros informes al análisis del manejo de las emociones, siendo la capacidad de dominio sobre los impulsos el punto crítico a evaluar.

 

 

 

 

Comparta este artículo

Le puede interesar