+(5411) 4785-3936

De Multinacionales a Pymes

No es poco frecuente que durante una entrevista en una evaluación psicotécnica un postulante nos sorprenda con el cambio laboral que se encuentra buscando. Muchas veces nos plantean el deseo de pasar de una organización multinacional, “… en la que hago algo muy acotado…”, a una pyme “….donde voy a trabajar al lado del dueño, tomando decisiones estratégicas…”.

Dispuestos a renunciar al “prestigio” y la seguridad que suelen ofrecer las empresas multinacionales, se animan a arriesgarse a la inestabilidad propia de las pymes, a cambio de desarrollarse profesionalmente y personalmente.

Y hablamos de personal, porque es frecuente que el motivo de la búsqueda de cambio suela tener que ver también con exigencias que consideran desmesuradas de disponibilidad para viajes, horarios u otras de parte de las multinacionales y que resultan poco compatibles para quien pueda querer por ej., desarrollar una familia.

En ocasiones cuando les pedimos que nos relaten en detalle cuáles son sus responsabilidades en las empresas multinacionales, nos encontramos con puestos reiterativos, acotados, y una gran dependencia a las normas corporativas que dejan escaso lugar a la creatividad.

Así quedan acotados por ej., a coordinar todo el proceso de incorporación de Jóvenes Profesionales de una gran empresa, pero a nada más. Y con pocas posibilidad de cambiar a otro puesto ya que “eso lo vienen haciendo muy bien”.

El costo: un monto de frustración inmenso.

Siguiendo el ejemplo, para esa misma persona pasar a coordinar toda un área de RRHH en una PYME, resulta una posibilidad de cambio enorme.

Como evaluadores, nuestro desafío es detectar el potencial de este postulante. Potencial que no solo implica asumir mayores responsabilidades dentro de su área de expertisse sino pasar de una estructura generalmente en la que los procesos están pautados a una organización en la que parte de su responsabilidad también será definirlos.

Cabe destacar que también se trata de detectar si verdaderamente era la “gran organización” la que no les daba posibilidades de desarrollo o si se trata de escasas habilidades políticas del postulante para moverse en entornos competitivos. Y esto resulta de relevancia ya que lo que van a encontrar en una PYME seguramente no va requerir de menos habilidad política.

Frustraciones seguramente también van a haber, sus ideas muchas veces no se podrán concretar y no solo dependerá de que hagan buenas o malas propuestas, sino también de la disposición a de la organización frente al cambio. Entrarán en juego otras variables, problemáticas familiares por ej., si se trata de una empresa familiar.

Resulta sumamente relevante que evaluemos en este punto con gran asertividad si el postulante cuenta con el potencial para trabajar en un contexto tan distinto, con todas sus implicancias.

Y a esto se suma que trabajamos en un mercado algo “duro” en el que solo algunas de sus organizaciones dan lugar a la equivocación.

Por lo tanto, será necesario tratar de no exponer al postulante a equivocarse en sus expectativas, ya que volver al ámbito de las grandes corporaciones será sumamente difícil….

Comparta este artículo

Le puede interesar